Primo de Anónimo

miércoles, 14 de abril de 2010

L'aerodinamica è per chi non sa fare i motori

Perdónenme que haya tomado una de las muchas frases famosas de Don Enzo Ferrari, pero creo que ilustra muy bien como una pasión puede cegar cualquier tipo de raciocinio y hacerte creer que tus deseos son la realidad.

Una de mis aficiones es la Fórmula Uno. Y si has llegado hasta este pequeño blog es debido a esta afición mía, y no a mis posibilidades como escritor.

Son extraños los caminos por los que una persona va eligiendo sus aficiones. Aunque no tengo muy claro por qué acabe aquí. Sí puedo decir que la culpa no es totalmente mía si no que he de compartirla con mi padre. No, no, no pienses que él es un gran aficionado a la F1. Todo lo contrario, según su comentario menos despectivo “eso de la fórmula uno es un pobre espectáculo; unos coches detrás de otros, dando vueltas sin adelantarse hasta el final”. Este comentario ya lo hacía mi padre a mediados de los 70.Treintaicinco años después mucha gente sigue quejándose de lo mismo, porque no han entendido lo que hay detrás de este espectáculo.

Mi padre era aficionado, que no fan(-ático), de las motos. Según su sabia opinión, ese sí que era un deporte de motor. Por suerte en mi familia nos educaron en que la individualidad, personalidad y las opiniones eran aspectos importantísimo a fomentar, y que debían ser respetados, siembre que hubiese razones para ello. Supongo que como reacción al amor de mi padre a las motos, yo lo desarrolle a los coches. La personalidad se suele construir contra ciertas figuras y yo opté por esa dirección. Ahora que el papel de padre lo ejerzo yo, me he dado cuenta que no forjé mi personalidad contra mi padre como podría suponerse, sino que él hábilmente me ofreció varias posibilidades y yo elegí una. Elección que siempre fue respetada.

Mis primeros recuerdos de la F1 son de mediados de los años 70. Y el primer nombre que recuerdo de aquella época es el de Emerson Fittipaldi y casi seguidos recuerdo a Niki Lauda y Clay Regazzoni. En aquella época la escudería Ferrari era toda una institución, ganando sus coches rojos (bueno no, oscuros en mi televisión) un campeonato después de otro. Las noticias de este espectáculo llegaban a España con cuentagotas. Aun recuerdo esperar programas enteros de noticias/deportes para al final ver 4 ó 5 minutos de resumen del correspondiente GP. De esta primera época la imagen que me quedo, y quizás a mucha gente también, fue la de 1976 en Nürburgring. Sin lugar a dudas ese ha sido el accidente de la F1 más emitido por todas las televisiones.

La siguiente década fue en la que encontré al que es mi ídolo; si se puede decir eso. Dejémoslo en el piloto que le tengo un cariño especial, ahora mejor. En esa década me fui cultivando como aficionado de la fórmula uno, nunca como fan del último piso ni de escudería alguna, ni de ningún piloto. De entre los pilotos de aquellos que podía haber elegido para tenerle cariño estaban Piquet (ese no, el padre), Rosberg (ese tampoco, el padre), Prost, Mansell, Senna (ese no, el tío. Es endogámico esto de la fórmula uno). Y al final me decante por Derek S. A. Warwick. Mi anglofilia no cabía de gozo al haber elegido un deporte prácticamente inglés. Salvo Ferrari las escuderías que he conocido son todas inglesas, y además un piloto que seguía los arquetipos que tenemos de los ingleses.

Warwick empezó corriendo en la F1 en 1981, con una escudería que era también principiante Toleman (después Benetton y ahora Renault). En 1984 paso a Renault (no la actual) y en 1985 cometió su mayor error, se quedo en Renault y no se fue a Williams. A partir de ahí, todo fue en la mala dirección. Al año siguiente fue vetado por el “bueno” de Senna y ya fue de equipo malo a equipo peor (o en horas bajas), hasta que abandono el espectáculo en 1993.

Nunca gano una carrera, aunque su potencial estaba ahí (al menos eso creo yo … y también Senna). A pesar de todo le tengo cierto cariño por que siempre fue todo un Sir en la pista, algo muy extraño en aquella época (y ahora). Un piloto que era fácilmente adelantable en el primer tercio de una carrera, pero que en el último tercio hacia que cualquier intento de adelantamiento fuese inútil. Tapaba los huecos mejor que nadie y casi nunca tuvo una fea palabra para con sus compañeros.



Derek Warwick: "He's just a total bloody idiot. Always was, always will be" (hablando casi bien sobre Rene Arnoux)

13 comentarios:

Martín Herzog dijo...

Me apunto el honor de hacer el primer comentario de su blog. Gran entrada de un medio desconocido y poco valorado, aunque creo que se lo ganó a pulso. Mi primer recuerdo es para Thierry Boutsen, otro que tal baila.

Saludos

Primo de Anónimo dijo...

Hola Martín,
El honor es mío de que seas el primero.
Todos nos ganamos a pulso nuestra suerte, y todos luchamos contra ella. Pero lo curioso es que hay “mucha” gente que ve más allá del campeón.
Nos leemos

Martín Herzog dijo...

Como decía el tango de Malevaje "la suerte se acaba cuando la matratas, crees que es un eterno vaivén de dulzor; llega ese momento en que la necesitas, te vuelve la espalda con una traición".

Primo de Anónimo dijo...

Muy bien escrito Martín.
Yo, como persona menos inspirada, suelo decir que la suerte se consigue después de mucha transpiración.

Martín Herzog dijo...

Bien traído también ;)

silf1 dijo...

he encontrado tu blog y me he identificado con este post.. pues no sigo la f1 tanto tiempo como tu.. pero si lo suficiente para saber que la amo jeje.. pues yo era esas que decia: "que aburrido un montón de carros dando vueltas como tontos" y mira a donde he venido a parar.. para que veas que el mundo da vueltas jeje. No me gustan los deportes, pero este me ha enganchado, saludos!

Primo de Anónimo dijo...

Hola Silf1,
Me alegra que compartamos una afición, que es la Formula Uno. Si te soy sincero intento siempre no clasificarla de deporte y prefiero decir que es espectáculo competitivo. La verdad es que es una carrera primero de ingenios (el de los ingenieros) y aquí es donde se necesita ayuda de gente que sepa de ingeniería aerodinámica y motores para que te expliquen (aprendas) lo básico. A partir de ahí, ya entiendes mejor la carrera de los pilotos. A eso súmale, las estrategias, los errores humanos y la climatología, … y tienes un espectáculo muy divertido (en tu apreciación y en la mía).
Gracias por tu entrada y nos leemos
Buen Día

Mai dijo...

Pues en mi casa no entienden como se me dió por ver la F1.

Cada vez que ponía la carrera ya estaba mi madre y mi hermana a ver si no podía poner otra cosa.

Primo de Anónimo dijo...

Hola Mai,
La F1 siempre ha sido un deporte (sillonbowl) muy minoritario y es normal que en casa te miren como algo snob. Ahora en España con la eclosión de Alonso ya no somos tan raros, pero en tal que empiezas a hablar te das cuenta que lo que solemos ver en la F1 es distinto a lo que percibe la mayoría.
Nos leemos

Anónimo dijo...

Qué pasó con los 4 comentarios que en su momento hubo?... Rarrro, rarrro

Primo de Anónimo dijo...

Estimado Anónimo,
Buena pregunta, no sé lo que ha pasado o he hecho yo con ellos. No se preocupe que intentare ver que ha pasado.
Gracias por advertírmelo

Ricardo Daniel dijo...

No tengo el honor de ser el primero pero si tengo la dicha de haber leido la gran e ilustrativa informacion de tu blog, es un gran blog, y sobre todo me siento encantado que tengamos algo en comun, que es la aficion por la F1, tengo un blog de F1, se llama F1 by riki, si quieres hechale un vistazo, tengo de todo ahi, si quieres te puedo facilitar unos articulos de aerodinamica redactados por mi, saludos

Primo de Anónimo dijo...

Estimado Riki,
Siguiendo tu ofrecimiento me he pasado por tu blog para leerte y aprender, que es lo que debemos hacer todos. Muy intresante.
Nos leemos

Publicar un comentario