Primo de Anónimo

lunes, 15 de agosto de 2011

Vedettes

Estimados todas/os/es

La vedette (bombshell para los angloparlantes) es la estrella de un espectáculo de baile muy peculiar, donde lo más importante no es la danza como en el ballet, o como en la comedia musical, que son géneros grandes dentro del arte. En ese evento, lo importante suele ser la cantidad de carne que muestra la susodicha artista, siempre camuflada con muchas plumas y lentejuelas. Porque ni siquiera, en eso de enseñar la anatomía humana, se atreven a hacerlo en buena forma como lo ha hecho Jenna Marie Massoli. La palabra tiene su origen próximo en el idioma francés, y hace referencia a un término militar de espionaje, que a su vez lo incorporó de la palabra latina videre (ver). Y eso es lo único que saben hacer estas señoritas, dejarse ver … pero no mucho.

Históricamente, y en España, las vedettes siempre han estado asociadas a un viejo ricachón que les pagaba todos sus caprichos y les permitía ser unas excéntricas, descerebradas, malcriadas, insolidarias e ignorantes señoritas, que tenían que comerse el mundo en esos pocos instantes en los que uno transita por el cenit de la atracción sexual. Parte de ese comportamiento, y las declaraciones que llevaban asociadas, tiene que ver con la permisividad que obtenían de sus acompañantes. Estos proyectaban psicológicamente los sentimientos, impulsos o pensamientos propios que resultaban inaceptables de la relación a sus enemigos, mientras que todos los aspectos positivos se los asignaban a la vedette, con lo que está siempre estaba en una posición superior de poder, además de sobrevalorada.

Pues esa es la posición en la que nos encontramos. La afición  como señor que despilfarra su dinero y los pilotos de Fórmula Uno como vedettes caprichosas. Les permitimos comportamientos extremadamente egoístas y hedonistas que les llevan a situaciones y declaraciones, como poco, indecentes. Y no voy a traer a colación los viejos comportamientos machito-boxeador de Piquet en el GP de Alemania-1982 contra el pobre Eliseo Salazar, ni sus declaraciones sobre la belleza de la señora Mansell. Tampoco quiero poner como ejemplo a Senna y sus constantes comparaciones con dios y su misión especial, ni menos a Lauda, con sus declaraciones insultantes y agresivas contra todos y desde que lo reconozco ... hasta mañana que nos regalará con otra perla de su educación. No, no quiero mirar al pasado, sino que nos fijamos en las actuales actitudes de nuestros pilotos.

Empecemos por el chico más odiado, en estos momentos, por la afición española. Vettel, aparte de los exabruptos que suelta cuando no consigue los resultados que él cree que merece, es uno de los pilotos más irracional de la parrilla, con manías tan peculiares y enervantes que podrían impedirle hacer las cosas que debería llevar acabo en función de estupideces como la presencia de un gato negro, etc. El darle nombre femeninos a sus coches no es más que la expresión graciosa de ese hecho.


Sobre Alonso, bautizado por sus detractores como bocachancla, y sus declaraciones auto-exculpatorias sin fin o su comportamiento, ciertamente hostil, frente a los periodistas no afines, no voy a decir nada porque hasta la prensa generalista ya nos ilumina continuamente y en exceso sobre estos aferes.

Otro que cada declaración suya puede (y suele) acabar en polémica es Hamilton. Su tendencia a menospreciar a cualquiera del paddock es ya prodigiosa. Y aquí podemos incluir a otros pilotos, señores con más o menos cantidad de melanina, incluso pequeños equipos como HRT pueden ser objeto de mofa y escarnio por su parte.

El señor mayor tiene una lista de declaraciones polémicas comparable a la de Lauda, así como un historial de matonismo comparable al de Capone. Pero de él recordaré su desprecio supino por todos sus compañeros y lo agresivo anti-deportivo que fue siempre, y no solo con el pobre de Barrichello.

Pero la estupidez y el vedetismo no es solo cuestión de los mejores pilotos, sino que otros con niveles inferiores en pilotaje pueden estar en este aspecto al nivel de los mejores. Como es el caso del ahora super-santo y modelo de yerno perfecto que es, hoy día, el señor Button. Pero fue él quien desprecio a todas las mujeres como posibles pilotos de F1. Sus razones eran tan super-científicas como que la existencia de la menstruación les impedía acelerar, o que el tamaño de las dos protuberancias que tienen en la parte superior del tronco haría que no estuviesen confortablemente alojadas dentro del cockpit (o fosa del pollo), por no decir que la presencia de ellas en los boxes distraería a los mecánicos e ingenieros (¡De las atracciones homosexuales no hablamos!).

Incluso pilotos tan conocidísimos como Sutil, han dado muestras de su sutileza y su vedetismo. Una noche de copas en la zona vip de la discoteca M1NT Club acabó con el susodicho recipiente clavado en el cuello del señor Lux del equipo Renault, y necesitando veinticuatro puntos (¡Casi una victoria de GP!) de sutura. Eso sí, la vedette pilotera aseguró que él no tenía nada que ver y que fue un accidente.

¿No deberíamos de ser más exigentes con el comportamiento y declaraciones de estas vedettes tan bien pagadas?

20 comentarios:

cavallino dijo...

Los pilotos de F1 serán vedettes, pero ¿qué me dices de los futbolistas?

Primo de Anónimo dijo...

Hola Cavallino,
Mal de muchos consuelo de tontos. Al menos ese es el dicho popular. El número de gentes irresponsables que tenemos pululando es grande, pero porque haya ladrones no justifica que yo robe.

Saludos y nos leemos

cavallino dijo...

Que haya futbolistas más vedettes todavía que algunos pilotos de F1 no justifica la prepotencia de algunos comentarios o de algunas actitudes por parte de estos, pero ambos comportamientos son producto de un deporte-negocio-espectáculo que crea divas. La responsabilidad, ¿crees que es sólo de los aficionados y aficionadas? ¿Crees que somos nosotros los ricachones que mantenemos a las bombshell?

Primo de Anónimo dijo...

Hola Cavallino,
Por desgracia creo que somos la parte más importante que fomenta ese vedetismo. Sobre todo al seguir a ciertos periodistas y media que le dan pábulo a las declaraciones/comportamientos “excéntricos”. Si cuando Alonso se sale un poco del tiesto todos sus seguidores le abucheasen en lugar de justificarlo, si cuando Hamilton se pone gallito todos le bajasen los humos. Y así con todos, los chicos que están ahora en categorías inferiores aprenderían que ese no es el camino, y se harían más humildes ¿No te llama la atención la corrección de Nadal, Federer en sus declaraciones y comportamientos? Incluso Djokovic, que es extremadamente extravertido, parece correcto si lo comparamos con los exabruptos de los pilotos de F1.
Saludos y nos leemos
(PD. Por favor, la próxima vez que nos interrogues en tu blog, se más benévola, porque salvo los conocidísimos, no he acertado con la sonrisa de ninguna vedette)

silvo dijo...

Fernando exculpa a todo el mundo, no echa la culpa a nadie y lo Vettel no es tan grave aún, así me lo parece a mí, saludos

jaume101 dijo...

¡Hola Primodeanonimo!
Ya veo que te has quedado a gusto,has repartido por todos lados.De siempre se ha sabido que la mayoria de pilotos se creen algo asi a dioses y que todo lo que hacen esta bien,pero como bien dicen algunos es una actitud compartida por otros muchos deportistas.Aunque creo que la mayo parte de culpa es nuestra,(y yo me incluyo),ya que hay personas que creo que idolatran demasiado a toda esta gente,solo hay que pasarse por algunas paginas de internet y se podra ver como mas que animar o apoyar a un piloto,parece que la gente este enamorada y tenga sueño humedos con el y sobre todo no permita cualquier tipo de comentario que ellos crean que sea malo hacia su enamorado

Primo de Anónimo dijo...

Hola Silvo,
A Alonso le tienes mucho cariño, pero hay gente que tiene una opinión completamente distinta. Sobre las paranoias de Vettel que no sean tanto todavía solo significa que las circunstancias le han sido muy propicias, pero la tendencia está ahí.

Hola Jaume,
Has dado totalmente en la diana. Los aficionados estamos enamorados de los deportistas y ellos se aprovechan. Y deberíamos estar encariñados con el deporte o con el espectáculo.

Saludos a ambos

Drew dijo...

Cuando Enzo ganó a los Alfas por primera vez dijo que sentía que había matado a su madre.
Cuando escribes "fosa del pollo" liquidas a toda esa gente que se toma esto de la F1 con una seriedad absurda que no se merece, como si les fuera la vida en ello (y entre los que yo mismo me encontraba hace un tiempo, por suerte).

Y es que a fin de cuentas no deja de ser un espectáculo, malo la mayoría de las veces, como las pelis de sobremesa de los fines de semana.

Chapeau.

Martín Herzog dijo...

Querido Primo:

Veo que eres un cinéfilo empedernido, pero bien podrías haber citado a Margarita Carmen Cansino... aunque no creo que enseñase tanta carne ;)

Creo que el vedetismo de los pilotos es algo intrínseco al espectáculo global de la F1, que a veces vemos grosero y de muy mal gusto, pero sólo si el groserillo de turno no es nuestro piloto favorito. Por ello, los aficionados somos culpables de la existencia de estos comportamientos, por permitírselos a nuestros pilotos.

La poca cultura atenaza a nuestra sociedad (ver revueltas en Londres como ejemplo), y la F1 no es excepción. Hemos fomentado que se sienten al volante de los F1 unos niñatos malcriados que no saben hacer la o con un canuto, y las consecuencias de ello son en parte eso, cuando abren la boca.

saludos de uno que retorna ;)

Fourier dijo...

Buenas tardes Primo.

Nuestra naturaleza siempre nos hace encumbrar a los deportistas, pero yo creo que el cambio sustancial para que se conviertan en vedettes ha sido el cambio en la prensa. Cuando antes erán objetivos y criticos, ahora son subjetivos y aduladores; y unido a la permisividad de los aficionados tenemos las vedettes en todos los ambitos posibles.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Buenas tardes:

Estoy de acuerdo en muchas cosas, aunque lo siento: decir "estoy hasta los..." después de dos victorias frustradas por la fiabilidad del coche, no me parece tan grave y tampoco me parece grave ser supersticioso.
Lo que sí me lo parece es el gesto hacia su compañero en Turquía indicado que estaba loco y los exabruptos que sí soltaba en Toro Rosso cuando el coche era indomable... ahora tiene un gran coche, pero tal vez cuando tenga que llevar un hierro, deje de ser "ese piloto con cara de niño", aunque me consta que con la prensa sí tiene buena mano.

Lo del señor Button sobre las mujeres en la F1 no lo sabía, eso me parece aún más grave.

El señor Schumacher, pese a mi admiración no tiene justificación para alguas cosas.

En cualquier caso, si no van por ahí como los pilotos de los 80, los llamamos "gayers" "hermanitas de la caridad" y no se cuántas cosas más y si sueltan un taco o levantan el puño a alguien que ha frustrado sus aspiraciones de tricampeonato se les echamos encima como si nosotros fuéramos un dechado de virtudes.

Con el comentario de que no saben hacer la "O" con un canuto no estoy de acuerdo, hay pilotos con carrera (el señor Mansell es ingeniero, Gené es licenciado en Economía) y el que más y el que menos habla varios idiomas (excepto los pilotos ingleses).

En lo de la admiración que defiende en lugar de ser crítica sí estoy de acuerdo ¿Ha intentado criticar alguna actitud del señor Alonso sin recibir improperios y enemistades por todos lados? No me pasa eso cuando critico la actitud de Vettel o Schumacher ¿Por qué será?

¿Por qué llamar protuberancias a los órganos femeninos pudiendo decir simplemente senos?

Nuska

P.D: Buen artículo, como siempre, aunque echo de menos los números.

Primo de Anónimo dijo...

Hola Drew,
Me alegra que te haya gustado. Tomarse las cosas en serio no suele ser muy saludable. Solo el trabajo que uno hace debe ser tomado en serio, sin esperar que la recompensa sea ni adecuada ni en serio.

Hola Martín,
Sí fui algo cinéfilo, pero con los años lo he ido perdiendo (pecadillos de juventud). La verdad es que el sistema de promoción social, en todas partes, está haciendo aguas y eso se refleja en Brixton (¡premonitorio?: http://www.youtube.com/watch?v=cguAE1Q02Lo&feature=fvwrel) y también en la F1 (Hülkenberg mirando los coches y otros con volante!!!). Y por cierto ya va siendo hora que nos escribas una entradita, que se necesita algo original y refrescante, porque la perspectiva veraniega sin vacaciones no es nada halagüeña.

Hola Fourier,
Estoy totalmente de acuerdo con tus comentarios. Es más, he leído que ya en las paredes de las casas romanas escribían los nombres de los gladiadores más famosos a modo de reconocimiento, pero desde que el poder domesticó a la prensa, ciertos personajes se han encumbrado de forma muy obscena.

Hola Nuska,
Siento mucho lo de los números pero hasta octubre no tengo ninguna entrada programada con números. Ya veremos si de aquí a allí podemos echar unas cuentas. Sobre Vettel no me estaba refiriendo al momento concreto actual. Es más no quería focalizarme en tan solo un piloto, sino ilustrar que es un mal generalizado y totalmente aceptado por nosotros. Sobre la cultura, te llamo la atención que has puesto el ejemplo de un no-piloto (Gené no es realmente un piloto activo) y Mansell un señor de otra época (¿Sabes que hipotecó todos sus bienes para poder seguir corriendo en F1, cuando ya tenía una familia? ¿Te imaginas a un piloto actual dejando su i-loquequieras por correr?). Y lo penúltimo, mi experiencia con tus colegas del edificio de enfrente me dice que cuando hago alguna referencia a los aparatos reproductores se ponen a reírse y pierden el hilo de mi explicación. Por eso me salen expresiones un poco … ¿Lo dejamos ahí?

Saludos a todos

Martín Herzog dijo...

Pecadillos, pecadillos... yo creo que en tu juventud eras más de las tres Lynn que de la señora Massoli ;)

Por cierto, ya viste mi entrada post vacaciones, pero no pude ser muy refrescante, es más, me vi como retrógrado... ya sabes, cuando la actualidad no dice nada y el futuro es incierto, es hora de mirar al pasado.

saludos

cavallino dijo...

Primo, ya puedes pasar a recoger tu Premio Sonrisa Formulera.

Primo de Anónimo dijo...

Hola Martín,
Mirar al pasado es siempre necesario y debería de ser constante. Sin olvidar que el futuro está ahí. El problema social actual es que nadie recuerda el pasado y nadie quiere planificar el futuro, todos queremos vivir hedonistamente en el presente. Por eso cualquier cosa, diferente de esa visión hedonista es muy refrescante, al menos para mí que solo tengo pasado y futuro (El presente está muy sobrevalorado y termina de escapárseme).

Hola Cavallino,
Voy para allá, pero miedo me das.

Saludos a ambos

Martín Herzog dijo...

¡Qué repelentes sois con eso de los premios!

Primo de Anónimo dijo...

Tienes toda la razón
¿Quieres uno?
Saludos Martín

Martín Herzog dijo...

¡No, por favor! Ni pasaría a recogerlo... imagina que alguien que me conoce me ve.

saludos

GoNanoGo dijo...

jajajajaja, que vedettes!!!muy buena entrada...Saludos

Primo de Anónimo dijo...

Hola GoNanoGo,
Me alegra que te haya gustado la entrada, y seas comprensible con todos aquellos que critican a Alonso.
Un cordial saludo.

Publicar un comentario